Ser agradecidos: ¡Una orden del Señor!

En nuestros tiempos, ¿Cómo expresamos nuestra gratitud a Dios? Muchas veces hacemos promesas a Dios y nos olvidamos de ellas, porque consideramos que eso que hemos prometido es “demasiado” para Dios, porque Dios no lo necesita, y es cierto, Dios no necesita nada de nosotros, solo nuestra obediencia y disposición de corazón