INTRODUCCIÓN

La Iglesia de Corinto fue establecida por el apóstol Pablo en su segundo viaje misionero después de su partida siempre estuvo pendiente de ella, mantenía correspondencia y cuidó de la Iglesia.

El apóstol Pablo escuchó que había divisiones en la congregación, también recibió informes de la perversión sexual entre los creyentes de Corinto, el litigio entre cristianos, el problema de las relaciones entre la esfera secular y la vida espiritual del creyente, el problema de profanar la Cena del Señor; por esos y otros motivos no solamente escribió esta primera carta, sino también que envió a Timoteo para remediar el problema.

Estas cartas que escribían los apóstoles, Pablo, Pedro, Juan, Santiago, Judas, se copiaban y se enviaban a todas las iglesias, para que sirvieran de referencia sobre diversos asuntos, uno de los aspectos que tocó el apóstol Pablo a los Corintios que queremos tratar en el día de hoy, es sobre los dones espirituales, que también recibe la  iglesia  hoy, vamos  a  buscar:            1 Corintios 1: 4-9

LECTURA:

Los dones espirituales en Corinto

4 Gracias doy a mi Dios siempre por vosotros, por la gracia de Dios que os fue dada en Cristo Jesús;
5 porque en todas las cosas fuisteis enriquecidos en él, en toda palabra y en toda ciencia;
6 así como el testimonio acerca de Cristo ha sido confirmado en vosotros,
7 de tal manera que nada os falta en ningún don, esperando la manifestación de nuestro Señor Jesucristo;
8 el cual también os confirmará hasta el fin, para que seáis irreprensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo.
9 Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor.

 

DESARROLLO:

  • La santidad de los creyentes

El apóstol Pablo inicia esta misiva con un saludo, confirmando que la carta proviene del apóstol y nombra a Sóstenes, quien se menciona en Hechos 18:17, donde se le reconoce como el antiguo jefe de la sinagoga en Corinto, esta es una carta pastoral, para resolver problemas doctrinales, en ella Pablo hace valer su autoridad apostólica, una autoridad bien cuestionada para los llamados apóstoles de nuestros días. He visto declaraciones de estos “apóstoles” (que no saben qué título más ponerse) que son deprimentes, solamente véalos por la Internet en YouTube, en declaraciones sobre temas tan fundamentales como si los homosexuales van al cielo, porque como el cantante puertorriqueño Ricky Martin, conocido mundialmente, se declaró homosexual y es un ídolo de carne y hueso para muchos que quieren imitar su estilo de vida, faltó contundencia en cuanto a la respuesta de estos llamados “apóstoles”, porque todo cristiano sabe lo que dice la Biblia en cuanto a los homosexuales, los que se parean con varones y tienen relaciones contra naturaleza.

Esta carta fue dirigida “a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro” (1 Corintios 1:2) y a todas “las iglesias de Dios” (11:16). Es nuestra misión como pastores predicar la Palabra de Dios, tal y como Él nos enseña en nuestro único manual: La Biblia. «Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza.» (Romanos 15:4) A fin de alcanzar las promesas de salvación y vida eterna, destinadas a aquellos que aceptan al Señor como su único y suficiente salvador y que la sangre de Cristo nos limpie de todo pecado. Debemos ser vigilantes de la doctrina de la iglesia, ser cuidadosos, mostrar nuestro sentido de responsabilidad para con Dios, porque muchos “vientos de doctrinas” circulan por el mundo.

  • En Cristo somos enriquecidos

Es de especial significado que el apóstol Pablo nombre los beneficios de haber creído en Jesucristo al decir: «de todas las cosas fuisteis enriquecidos en él». Los corintios recibieron de Cristo todo, «en toda palabra, y en toda ciencia; así como el testimonio acerca de Cristo ha sido confirmado en vosotros, – el apóstol testifica y confirma la fe en el salvador por parte de los corintios – de tal manera que nada os falta…» La riqueza que Pablo tiene en mente es en la esfera de los dones espirituales.

No creo que ninguna iglesia de su tiempo haya recibido tantas bendiciones espirituales como la iglesia de Corinto, así como cada uno de nosotros ha recibido tanto de Dios, …y no importa lo que recibamos, siempre tendremos una queja, siempre querremos más pero, ¿qué hacemos por el Señor? Nos acordamos de él una vez a la semana, porque no tengo tiempo, porque estoy muy ocupado en mis asuntos… «Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu.» (Romanos 8:5)
¿En qué forma mostramos nuestro agradecimiento a Dios? ¿Cómo puedo ser enriquecido en Dios si Él ocupa… qué lugar en mi vida? ¿primero? ¿segundo? ¿tercero?…

Nunca como antes la Iglesia ha sido tan bendecida como ahora, no importa la denominación, sea metodista, pentecostal, bautista… ¡Dios ha esparcido sus dones! El Evangelio está siendo predicado en todo el mundo.

Lamentablemente este enriquecimiento es en el Espíritu, algunos lo confunden con el bolsillo… ¡seguimos!

  • Las manifestaciones o los dones del Espíritu

1 Corintios 12 va a detallar los dones que hace referencia 1 Corintios 1:7, y volvemos a citar: «de tal manera que nada os falta en ningún don, esperando la manifestación de nuestro Señor Jesucristo;»

¿Qué es un don, charisma? Es un don de gracia, un regalo gratuito y divino, dotación espiritual, facultad milagrosa. Se usa especialmente para designar los dones del Espíritu. En el uso moderno un «carismático» es alguien que tiene uno o más de estos dones obrando en su vida.

El apóstol Pablo empieza 1 Corintios 12 con una exhortación «No quiero, hermanos, que ignoréis acerca de los dones espirituales.» debido a que en la iglesia de Corinto malinterpretaron la forma en la que el Espíritu Santo trabaja a través de la gente, porque a diferencia del paganismo, el Espíritu Santo no conduce a la gente a acciones compulsivas e incontroladas, tal como ocurrió con el hablar en lenguas, que en vez de colocar a la gente bajo el señorío de Cristo, trajo más confusión en las reuniones de adoración, consideraban que los dones escapaban al control humano y anulaba la voluntad en aquellos que se manifestaban.

A seguidas el apóstol distingue tres categorías de manifestaciones del Espíritu dada por cada una de las personas de la Trinidad, 1 Corintios 12:4-6

Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo.
5 Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo.
Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo.

Los dones proceden del gran don: el Espíritu Santo, las distintas formas de ministerios son modeladas por el principal ministro: Cristo, pero las obras (operaciones) del Espíritu provienen de Dios el Padre. La manifestación del Espíritu Santo es una evidencia visible de su actividad en el creyente (v. 7)

Los nueve dones del Espíritu que incluye el apóstol Pablo en 1 Corintios son: Palabra de sabiduría, palabra de ciencia, fe, dones de sanidad, don de hacer milagros, don de profecía, discernimiento de espíritus, diferentes tipos de lenguas e interpretación de lenguas. (1 Corintios 12:8-10)

Estos dones espirituales han sido repartidos a la Iglesia, porque no todos los creyentes poseen los mismos dones, esto para una búsqueda consciente de la plenitud del poder de Dios y para servir y ministrar en la Iglesia.

CONCLUSIÓN:

En conclusión, los dones espirituales se manifiestan de acuerdo a la santidad del creyente, los dones espirituales son regalos de Dios que enriquecen a la congregación y es importante en la vida y el testimonio de la Iglesia. Gracias a estos dones la Iglesia se ha transformado y ha dinamizado, es por eso que debemos orar, con acción de gracias, por los dones espirituales repartidos a la Iglesia.

Anuncios